Tres calles de vida

Hoy vamos a entrar a través de esta pequeña ventana llamada el pasado de Sevilla, en la intimidad de un barrio, en el pasado del Domingo de Ramos del Barrio de san Julián...


Para ello utilizaremos a la Hermandad de la Hiniesta y tres calles fundamentales en la historia de esta Hermandad, la Calle Moravia, El Pasaje Mallol y la Calle Siete Dolores de Nuestra Señora...


Empezamos por la Calle Moravia, la cual marca el pasado mas triste y oscuro en la vida del Barrio de San Julián, pues fue donde comenzó el fuego que destrozó por completo la Iglesia de San Julián en los sucesos de los años 30...


La fotografía es cuanto menos curiosa, pues vemos al palio de la Virgen de la Hiniesta por una Calle Moravia hoy en día totalmente irreconocible. Observamos que la calle era bastante mas estrecha que en la actualidad, pues hoy mas que una calle podríamos afirmar que es una plaza dada su amplitud y dimensiones,  ademas tenemos otro detalle fundamental del barrio, pues en la parte superior izquierda de la fotografía vemos parte de las cubiertas de la Iglesia de San Julián y un postigo...


Sobre ese postigo asoman unas inmensas pilas de corcho, y es que San Julían era popularmente conocido como el "barrio del corcho", ya que en él se asentaban la mayoría de las empresas dedicadas a este sector...


Siguiendo el recorrido que antaño tenia esta cofradía y sin darnos cuenta, entramos en el Pasaje Mallol, calle que por su longitud podríamos afirmar que es la mas larga del barrio...


El nombre de Pasaje Mallol viene relacionado con lo que ya hemos mencionado anteriormente, San Julián era el barrio industrial de los tapones de corcho por excelencia, ya que a principios de 1850 esta industria se encontraba en su momento de mayor auge, siendo este producto de los mas demandados a nivel mundial. El señor Mallol era uno de los principales empresarios de este sector, y propietario de una de las mayores dehesas alcornocales de Andalucia...


Esta calle fue la que albergó su fabrica durante mas de 60 años, siendo una de las mas grandes de España, y de ahí que tomara el nombre de Pasaje Mallol...


Terminamos este breve pero intenso recorrido en una de las calles mas castigadas por ese dichoso urbanismo de los 60, la Calle Siete Dolores de Nuestra Señora...


Esta Calle nace en una bifurcación que se produce al final del Pasaje Mallol, junto al Convento de Santa Paula y da cobijo en ella a la Hermadad de los Servitas y al Templo de San Marcos...


Viendo la comparativa, nos damos cuenta rápidamente del pedazo de mamotreto que nos plantaron en una de las calles mas singulares de la ciudad, pues ademas de los Servitas o San Marcos, también tenemos en ella el Convento de Santa Isabel, una reliquia desconocida para muchos sevillanos.

Estas fotografías siempre me hacen reflexionar, ya que en ellas hay vida, vemos personas, vecinos de una barrio vivo, algo totalmente distinto a lo que podemos ver en la actualidad, pues el centro fuera de horas y días comerciales parece un desierto sin vida ni alma, con balcones sin macetas y persianas eternamente echadas...

Lola Hinajo Maruel
Montes Cek, S-A

500.000 Visitas



6 de Abril del 2010, esa fue la fecha en la que por primera vez este humilde blog vio la luz y en la que se realizo la primera entrada. Mucho ha llovido en estos 4 años y créanme que pesan mas las satisfacciones que los desencuentros, por lo que seguimos adelante mientras el cuerpo aguante.

Hoy ha sido un día muy especial cuando por sorpresa he abierto el blog y me he dando cuenta de que hemos superado las 500.000 visitas, algo impensable cuando comenzamos con este proyecto, ya que el primer año de vida apenas recibía 15 visitas al mes.

Quiero por tanto daros las gracias a todos vosotr@s, por que de sobra sabéis que sin ustedes esto no tendría vida ni alma, y que este blog no nace con ningún propósito que no sea otro que el de recopilar, reflexionar y servir como soporte para todos aquellos que quieren y quieran conocer un poco mas nuestra maravillosa ciudad.

Un saludo y hasta siempre.

La desaparecida Calle Cardenal González

Hoy vamos a conocer una de las calles mas curiosas que tuvo la ciudad, tanto por su ubicación como por los edificios que la conformaban.
Para situar esta calle en nuestro mapa imaginario, tenemos que viajar al siglo pasado y centrarnos en el desaparecido "tapón de Santo Tomas"...


Ese tapón conformaba un entramado de edificios maravillosos, como el Convento de Santo Tomas, y de ese entramado nacía la Calle Cardenal González, la cual vivía paralela al Archivo de Indias...


Era una calle que iba de menos a mas, es decir, que su comienzo era bastante ancho pero que su final era muy estrecho, conformando una especie de embudo...

Eso hacia de ella una calle ideal para el paseo, por su entorno y recogimiento, y un marco incomparable para el discurrir de cualquier cofradía...


Para conocerla mejor no tendremos mas remedio ni mas placer que recurrir a la memoria gráfica de la Semana Santa Sevillana, tomando como fotografía inicial la siguiente...


Impresionante ¿verdad?. Vemos a la Hermandad de la Cigarrera, concretamente al palio de la Virgen de la Victoria bajando por el principio de la Calle Cardenal González, esquina con Calle Santo Tomas...


Observen lo curioso de las bambalinas del palio de la Virgen de la Victoria, pues van por fuera de los varales, como originalmente fuera diseñado, una verdadera lastima que no se haya recuperado así en esta ultima restauración, pues lo que vemos hoy en día es una imagen totalmente desvirtuada de la realidad.
Seguimos acompañando a la cofradía, y seguimos bajando por la Calle Cardenal González, vamos a seguir descubriendo el hermoso caserío de esta calle...


Vemos el hermoso suelo adoquinado, y como las vías del tranvía ya eran una realidad en aquel entonces, que paradójico que hayamos que volver sobre nuestros pasos y de nuevo volver a instalarlas para resucitar ese viejo tranvía...


De estas dos imágenes que acabamos de ver tan solo quedan dos edificios en pie, uno como no, es el Archivo de Indias, y el otro ni siquiera pertenece a la Calle Cardenal González, sino a la Calle Santo Tomas...


Casualmente esta calle cerraba su esquina con una de las casas mas hermosas que tuvo la ciudad, "Casa Oliva"...


Esta casa hacia esquina a su vez con la Calle Fray Ceferino, y fue construida hacia 1904 no llegando ni a los 30 años de vida, pues su derribo no fue negociable en ningún momento frente al ensanche que se venia haciendo desde la Avenida de la Constitución...


La calle era tomada por las cofradías que venían de la Puerta de Jerez, para posteriormente girar hacia el Arco del Postigo y buscar con ello la Carrera Oficial.

Marisa Loren Trovar
Jose Morillo Llerano